Pechugones de El Viso del Alcor

11,00 €
Impuestos incluidos

Elaborado por Confitería Riaño.

Delicioso bizcocho bañado en huevo y con cabello de ángel. Una delicia.

Ingredientes: Azúcar, almidón de maíz, huevos, cabello de ángel y canela.

Unidades: 6.

Caducidad: 15 días.

141520
Cantidad

 

En Reposteralia usamos el protocolo SSL para ofrecerte una mayor seguridad.

 

Para envíos fuera de península ponerse en contacto con info@reposteralia.com.

 

Ver nuestra Políticas de devoluciones y derecho de desistimiento

HISTORIA

Confitería Riaño es el obrador más antiguo y conocido de El Viso del Alcor. La historia de esta centenaria confitería comienza hace casi siglo y medio, en el año 1875, en el número 43 de la calle Rosario. El bisabuelo de las hermanas Rosa y Pilar Ponce, actuales gerentes, Carlos Riaño Méndez empezó la confitería a partir de las recetas de su tía abuela, Salud, en un pequeño despacho. Tal llegaría a ser la repercusión de sus dulces que tuvo entre sus más fervientes admiradores a todo un monarca de España, Alfonso XIII, confeso devorador de los pechugones de Riaño. Tanto que no perdonaba la ocasión de tenerlos en la mes. Los conoció por un vecino de El Viso, nos explican estas hermanas, "que era habitual en las monterías del rey en Doñana y siempre que lo avisaba le decía que no se olvidara de los pechugones de Riaño. Hau una carta que lo atestigua en lo que le pide que los lleve".

Tras un año de cierre obligatorio durante la guerra a raíz de la escasez del azúcar, la hija de Carlos Riaño, Manolita, toma las riendas de la confitería junto a su hermanos Carlos y Rosario, a partir de la posguerra. Los tres hermanos mantiene el negocio en lo más alto hasta 1995, fecha en que se traslada el despacho contiguo a la actual tienda y se pasa la gerencia alas hermanas Pilar y Rosa, que cuentan con el marido de esta segunda, Gonzalo Galocha y el tío, José Manuel Riaño.

A lo largo de todo el año, para más aún en Cuaresma, cada día salen docenas de dulces para diferentes destinos como Barcelona, Bilbao o Almería. Tan arraigados están los dulces de Riaño en la identidad visueña que se han convertido en regalo de propios y extraños.